El gusto

Nos encontramos en la fase del gusto, de primeras, a la que damos más importancia.

Tomaremos un pequeño sorbo, manteniendo el mismo unos segundos en boca. En este momento lo que queremos conseguir es aumentar la temperatura y alcanzar todas las papilas gustativas.

Las sensaciones aromáticas que percibimos, contra más perduren en boca más calidad tendrá el producto.

Es muy importante que estas sensaciones en boca sean equilibradas, en este caso hablaríamos de vino compensado.

Como ya sabremos el músculo de la lengua tiene papilas gustativas las cuales perciben sabores. Según la zona de la lengua podremos percibir unos u otros. Por ejemplo, en la parte delantera se perciben los sabores dulces, en la trasera los amargos, en el lado derecho salado y en el izquierdo ácido.

Hasta aquí nuestro primer contacto con una cata, hemos aprendido cosas muy básicas pero imprescindibles para empezar en este mundo.

Gracias por leernos.